La cadena y las ruedas con radios, promotoras de la bici urbana

Aunque la bicicleta se inventó a principios del siglo XIX, no fue hasta poco más de un siglo que se convirtió en todo un fenómeno de masas.

Los primeros modelos tenían ruedas pesadas y poco fiables, pero dos elementos convirtieron a la bicicleta en uno de los milagros de la tecnología moderna: la cadena y las ruedas con radios.

La rueda con radios de finos cables de metal en tensión permitieron aligerar notablemente el uso de las ruedas. No obstante, al no existir un sistema de cadena, las ruedas todavía funcionaban accionando pedales que tenían acoplados, lo que obligaba a contar con una rueda frontal de enorme tamaño, que resultaba incómoda e inestable.

Así fue hasta que apareció la cadena y con ello las marchas. El sistema permitió que con sólo una vuelta de pedal la rueda se moviera varias veces, y así fue como vieron la luz hace un siglo, las primeras bicicletas urbanas más seguras y cómodas.
De este modo, este portento de la ingenieria se convirtió en un sistema de transporte barato, eficiente y accesible a todo sexo y clase social.

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s